Los límites internos

Los límites internos:

 

  1. Protegen nuestros pensamientos, sentimientos y conductas, manteniéndolos funcionales.
  2. Asumimos la responsabilidad por nuestros pensamientos, emociones, conductas; no los confundimos con los de otras personas y no las culpamos por lo que pensamos sentimos hacemos.
  3. Nos permiten no sentirnos responsables por los pensamientos sentimientos, emociones, conductas de otros, con lo cuál también dejamos de manipular y controlar a quienes nos rodean.

 

Ejemplos de conductas que demuestran falta de límites internos:

 

  1. El sarcasmo para herir y menospreciar a otras personas,
  2. Culpar a otros por lo que pensamos , sentimos o hacemos.
  3. Creernos responsables de “lograr” que alguien piense, sienta o haga algo

 

Los límites externos:

 

  1. Los límites externos nos permiten escoger la distancia en respecto a otras personas y decir hasta donde queremos que se acerquen o que no se acerquen del todo.

 

  1. Impiden también que con nuestro cuerpo le hagamos daño al cuerpo de otra persona.

 

  1. Los límites externos sanos nos dan una buena idea donde terminas tú y donde empieza el otro.
Lee También   Aprendiendo A Comprender

 

Ejemplo de conductas que demuestran falta de límites externos:

  1. La insistencia de tener relaciones sexuales cuando el compañero ha dicho q no.
  2. Tocar a los otros de algún modo sin que ellos lo autoricen.
  3. Si nuestro límite son intactos y funcionales entonces podemos decir se donde paró y donde comienzas tu sé cuáles son mis asuntos y cuáles no lo son se diferencia entre mis emociones y las emociones de otros reconozco cuál es mi responsabilidad y cual no lo es y estoy consciente de que es y no es cómodo o seguro para mí